Lunes Ago 21

Óperas primas del cine español e iberoamericano contemporáneo, 1990-2009

Coloquio Internacional
Abril 2010
Por Álvaro Fernández


Con la intención de tejer relaciones en diversas latitudes y generar espacios para la difusión y discusión de procesos o resultados de la investigación cinematográfica, la Red de Investigadores de Cine (REDIC) y el grupo de investigación Escrituras del Mundo Hispánico (EMHIS) perteneciente al Laboratorio Literatura Saberes y Arte (LISAA) de la Universidad de París-Est Marne-la-Vallée y de El Colegio de España en París, asumieron la idea de realizar un coloquio internacional para proponer y debatir en torno al fenómeno de las óperas primas en el cine español e iberoamericano contemporáneo.

Nancy Berthier directora del grupo de investigación EMHIS y Álvaro Fernández de REDIC, el 15 y 16 de abril provocaron a once investigadores de España, Francia y México, así como a un cineasta español, a dialogar sobre un concepto tan vigente como escurridizo desde distintos ángulos, enfoques, perspectivas y casos concretos.

En un ambiente que oscilaba entre la cordialidad y el rigor académico, y con una audiencia de más o menos de treinta personas, arrancó el coloquio con palabras de bienvenida de Javier Lucas, Director de El Colegio de España, Nancy Berthier –quien recibió un reconocimiento por su labor académica y de gestión- y Álvaro Fernández.



Ya desde la primera mesa, Lauro Zavala (UAM-XOCHIMILCO) abordó las tendencias temáticas, genealógicas y formales en el cine mexicano, apoyado por una decena de secuencias cortas que además de ilustrar al respecto, sirvieron de plataforma panorámica para las siguientes intervenciones en el caso mexicano. La ponencia de Álvaro Fernández (U de G) versó sobre Cronos y Guillermo del Toro, caso particular que, a diferencia de otras intervenciones indagó sobre el contexto de producción y las recurrencias temáticas y estéticas de un dinámico cineasta que rompe y reconstruye los límites de la autoría y de la gran industria.

En la segunda parte del día Pretsie Feenstra (Sorbonne Nouvelle), más que a la ópera prima, se enfocó a la obra de Isabel Coixet, su estética de la fragmentación y su temática en contrapunto de lo nacional e internacional. Rafael Rodríguez (Universidad Complutense de Madrid) analizó Lo que sé de Lola de Javier Rebollo, y concibió a un autor que mira “desde los márgenes” de la imagen para desatar mecanismos de perturbación y deseo tanto en los personajes como en el espectador. En la siguiente mesa Antonia del Rey Reguillo (Universidad de Valencia) indagó, a partir de la ópera prima de éxito, los problemas que surgen sobre todo en los circuitos de distribución. Por su parte, Stéphane Dormoy (Universidad de París Est) con cierta pasión por su objeto de estudio trató el caso del actor Fernando Fernán-Gómez como un cineasta comprometido con el apoyo a noveles directores y al cine en general.

Al final del día se proyectó la ópera prima El juego de Cuba (2002) de Manuel Martín Cuenca, que hace un tratamiento de la historia de Cuba, especialmente de la Revolución Cubana a través de la historia del baseball, deporte nacional en el que se jugaron también las victorias simbólicas y efectivas relacionadas con la política, la economía, la sociedad y la cultura. El cineasta formó parte del debate y respondió dando verdadero interés a preguntas de la audiencia.

El día culminó con la invitación a una cena en un restaurante del centro de París, y la charla entre los ponentes de las tres nacionalidades.

operas

El 16 de abril, Yolanda Campos (U de G) y Julia Tuñón (INAH) expusieron sobre dos óperas primas sumamente distintas entre sí, pero que tienen como tema en común la cuestión de la identidad, y como eje expresivo el uso o cruce de estrategias expresivas de la ficción y del documental. La primera trató la ópera prima Bajo California para pescar significados sobre la masculinidad; la segunda ponencia analizó Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, cinta “trasgenérica” que versa entre el tremendismo, el melodrama y la comedia, una película cuyo tratamiento documental con estrategias narrativas de ficción, hacen de un tema aparentemente cotidiano algo extraordinario.

La segunda mesa comenzó con la intervención de Marianne Bloch-Robin (Universidad de París Est) dirigida a la obra de Claudia Llosa, tanto La teta asustada como su ópera prima Madeinusa, pero con la peculiaridad que localiza la unidad estilística y la visión del mundo desde la utilización de la música en tanto código ligado a la diégesis, y que a diferencia del cine de Hollywood, es paradójicamente “audible”. Diego Zavala (Iteso) analizó Sangre, sus significados desprendidos de los patrones estilísticos regidos por la contención –a semejanza de la ponencia impartida por Rafael Rodríguez-, sus raíces de la tradición ligadas a Bresson, Buñuel, Herzog, y otros precursores del cine moderno. Culminó la actividad con Paulina Sánchez (Iteso), que expuso sobre la representación de la pobreza en la ópera prima De la calle y su analogía, por el tratamiento del tema, con Los olvidados, a lo que llamó “El abandono de los excluidos”.

Cabe decir que después de cada mesa presidida respectivamente por Anne-Marie Jolivet (Escuela Politécnica de Francia), Pascale Thibaudeau (Universidad París 8), Pilar Aguilar (Crítica de cine) y Julie Amiot (Universidad Paris IV), todos los debates, unos más largos que otros, incluso con distinta intensidad pero siempre en el marco de la amabilidad, mantuvieron calidad en las preguntas y profundidad en las posibles respuestas.

Aunque más que respuestas surgieron preguntas que, a guisa de cierre por parte de Nancy Berthier y de Álvaro Fernández, formaron parte de la clausura del coloquio. Así, tras anunciar la intención de celebrar la siguiente edición -con el tema del documental- en vísperas del Festival de Cine en Guadalajara 2011, finalizó con una breve y general reflexión sobre las cuestiones surgidas en las ponencias, debates y charlas de pasillo.

Por una parte se enfatizaron cuestiones como lo “transcultural” y lo “transnacional”, contexto en el que surgen las óperas primas iberoamericanas, un marco de transformación que, entre muchos aspectos, conlleva la política neoliberal, la apertura económica y de mercado, la nueva era de los lenguajes audiovisuales -aceptados o rechazados pero siempre asimilados- que imperan en la comprensión del mundo y que, además del cine, son regidos por la publicidad, el videojuego, la televisión por cable, las nuevas tecnologías, por mencionar algunos.

Por otra, los problemas que tratan los procesos y la construcción tanto de la praxis de la primera obra cinematográfica como de la teoría en torno a ésta, del concepto de ópera prima como una categoría que hace pensar de otra manera la tradición sea en su proceso de adaptación, de ruptura o principalmente de reinvención, y que se manifiesta en otros géneros, tendencias temáticas y estilísticas, en otras maneras de hacer y recibir el cine, en otro cruce de miradas.

Finalmente la figura del “autor”, bien se dirija hacia los circuitos industriales o bien hacia los festivales, que plantea problemas específicos de producción, de distribución y exhibición; problemas de “profesionalización”, de estética y de estilo, pero también de la (auto) formación de un espectador que decodifica de distinta manera los códigos visuales y sonoros (musicales incluidos), pero también culturales. En otras palabras… la cultura de las óperas primas.

No dejemos de mencionar que los ponentes visitantes de España y México quedaron varados en París por la nube de cenizas del volcán. Pero eso es otra historia.